El “sprint” final.

cervera  A finales de julio  suelo tomarme un puente largo, porque así una coge fuerzas para el “sprint” final. Este año he ido a Cervera de Pisuerga, uno de esos lugares donde me perdería para no volver jamás, porque descansa el alma y el cuerpo del ajetreo madrileño. Cuando salía al balcón de nuestra habitación, las vistas sobre el Pantano de Ruesga y los Picos de Europa me hacía desear que se parara el tiempo. Pero como de pan también vive el hombre, la mesa castellana contribuyó a que el fin de semana fuera reparador. Deberían estar prescritas estas mini vacaciones, me parece que nos ahorraríamos medicinas y psicólogos. Además como animales, aunque racionales necesitamos el contacto con la naturaleza.

Dejo una de las fotos, para que os animéis a visitarlo.

Anuncios

Acerca de María Pilar Tortosa del Carpio

Nací en el Mediterráneo por lo que añoro su luz y su olor. Abogada por vocación, con el ejemplo y el buen hacer de mi padre. Procuro cultivar: la familia, porque es lo único que no falla en los malos momentos, el sentido del humor sobre todo en esos malos momentos, los buenos amigos y compañeros, los viajes… Espero compartir ideas, vivencias, lugares…
Esta entrada fue publicada en excursiones, viajes y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s