LOS PERVERSOS

“Cualquiera puede ser víctima de un perverso” Alta peligrosidad. ¿Quién no se chocó alguna vez con alguien que hacia todo por complicarte la vida?” Así comienza la entrevista de 7 de mayo de 2000 que concedió Marie-France Hirigoyen.  

“Las personas perversas en el afán de hacer recaer su conflicto sobre otra persona, logran crear historias muy creíbles aunque ficticias”, explica la psicoanalista francesa Marie-France Hirigoyen, en su libro El acoso moral: el maltrato psicológico en la vida cotidiana.

 Los rasgos comunes de un perverso son la constante impulsividad, agresividad, inmoralidad, egoísmo, búsqueda de la perfección, inadaptabilidad, intolerancia, irrespeto hacia los otros, y una mala comunicación.

Un rasgo que prevalece en la mente perversa es la obsesión por la mentira y la confabulación, que se convierten en parte de la rutina de la vida diaria, al punto de que no se percatan de que viven en un mundo deformado a su antojo desde su óptica perversa.

La personalidad perversa actúa esencialmente con malignidad, formulando falsas acusaciones y denuncias movido por su odio, despecho, celos o venganza o simplemente por el placer o diversión que le produce hacer el mal en otros.

Para Marie-France Hirigoyen, la perversidad no proviene de un trastorno psiquiátrico sino de una fría racionalidad que se combina con la incapacidad de considerar a los demás como seres humanos. El perverso sabe cómo seducir al grupo y conseguir que funcione de manera inhabitual; conoce sus límites y frena su acción cuando percibe que puede ser descubierto. A diferencia de quienes pretenden dominar mediante la fuerza, el perverso utiliza la seducción, desarrolla una tortura psicológica que desestabiliza, confunde, emite mensajes contradictorios, deforma el lenguaje, descalifica, engaña, desautoriza, niega la realidad y al final atribuye a los demás los desastres que provoca, erigiéndose en salvador y haciéndose así con el poder.

El mensaje del perverso suele ser voluntariamente vago. Al tiempo que se abstiene de terminar sus frases, utiliza alusiones y envía mensajes sin comprometerse.

El perverso utiliza la mentira, pero no de una forma directa; más bien prefiere usar un conjunto de insinuaciones y silencios que generen un malentendido en su propio beneficio.

Alguien perverso es aquel que quiere tener siempre dominado a todo el mundo y cuando no lo logra te hace daño. No acepta  sus errores y proyectar la culpa de sus errores en otros, no pueden cambiar. Son hábiles actores de sentimientos y los otros caen fácilmente en sus trampas.

Anuncios

Acerca de María Pilar Tortosa del Carpio

Nací en el Mediterráneo por lo que añoro su luz y su olor. Abogada por vocación, con el ejemplo y el buen hacer de mi padre. Procuro cultivar: la familia, porque es lo único que no falla en los malos momentos, el sentido del humor sobre todo en esos malos momentos, los buenos amigos y compañeros, los viajes… Espero compartir ideas, vivencias, lugares…
Esta entrada fue publicada en perversos y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a LOS PERVERSOS

  1. joan dijo:

    Dime qué enemigo tienes y te diré cuánto vales.
    Lo peor de un perverso es que sea tonto…
    Mejor dejarlo, sin mas.

  2. María Pilar Tortosa del Carpio dijo:

    Sabio el comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s