TODAVÍA EXISTE EL AMOR VERDADERO

Por mi trabajo tengo todos los motivos, para no creer en el amor, suelo contemplar su lado más oscuro, por ello me sería fácil pensar que es una utopía, o una enfermedad, porque es cierto que el amor es ciego y sordo.

Pero tengo la suerte de conocer a una pareja que mantiene una historia de amor verdadero, ella está enferma y él la cuida como a la niña de sus ojos. Historia que tiene su semejanza con la que mantuvieron en los años cincuenta C.S. Lewis y Helen Joy Gresham, y que pudimos contemplar en la película “Tierras de penumbra”, entre dos personas opuestas, él  un intelectual, solterón, profesor de Oxford, y conservador. Entre sus libros el más conocido las “Crónicas de Narnia”.

En un principio rechaza amar, porque tiene miedo de entregarse a los sentimientos y pasiones, piensa que el amor, pasa necesariamente por el dolor, y además está en juego su reputación.

Ella, Helen Joy, poetisa, desinhibida, alegre y divorciada, cercana al comunismo y atea.

Cuando ella enferma, el profesor se da cuenta de sus sentimientos hacia ella, y de que “la tristeza de ahora es parte de la felicidad de entonces. Ese es el trato”.

Sí, todavía existe el amor verdadero, y me atrevería a asegurar que en la dificultad es cuando más brilla, pero como el brillante auténtico, es rara avis.

 

Anuncios

Acerca de María Pilar Tortosa del Carpio

Nací en el Mediterráneo por lo que añoro su luz y su olor. Abogada por vocación, con el ejemplo y el buen hacer de mi padre. Procuro cultivar: la familia, porque es lo único que no falla en los malos momentos, el sentido del humor sobre todo en esos malos momentos, los buenos amigos y compañeros, los viajes… Espero compartir ideas, vivencias, lugares…
Esta entrada fue publicada en Amor verdadero, cine y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a TODAVÍA EXISTE EL AMOR VERDADERO

  1. juan dijo:

    En mi opinión todo está inventado, y puede resumirse en el consentimiento otorgado libremente, rito antiquísimo conocido como matrimonio.
    Consentimiento: El sacerdote invita a los esposos a expresar su consentimiento, diciéndoles:
    Así, pues, ya que queréis contraer santo matrimonio, unid vuestras manos, y manifestad vuestro consentimiento ante Dios y su Iglesia.
    Los esposos unen su mano derecha y dicen:
    El esposo:
    Yo, te quiero a ti, como esposa y me entrego a ti, y prometo serte fiel en la prosperidad y en la adversidad, en la salud y en la enfermedad, y así amarte y respetarte todos los días de mi vida.
    La esposa:
    Yo, te quiero a ti, como esposa y me entrego a ti, y prometo serte fiel en la prosperidad y en la adversidad, en la salud y en la enfermedad, y así amarte y respetarte todos los días de mi vida.

  2. manuelcab19 dijo:

    No solo creo que exista el amor verdadero sino que todos lo hemos experimentado alguna vez, es el otro amor el que no nos vale o desanima.Actualmente como esta el mundo si creo que es más difícil enamorarse, pero no por ello imposible, como tu cuentas en situaciones muy adversas se mantiene.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s