El Capricho

2012-09-02 13.26.59Un verdadero acierto la inauguración de Cibeles 2012  en el jardín “El Capricho”. Cualquier ocasión es buena para mostrar nuestro patrimonio que somos uno de los países con mayor riqueza en este aspecto, y no lo sabemos aprovechar. Por algo Valentino hacía descender a sus modelos por la escalinata de la Plaza de España en Roma, y Viena nos muestra sus palacios con sus bailarines de ballet danzando a través de sus estancias.

    Hace un año recibí una invitación a Cibeles, y el marco me desilusionó. Una espera sumergirse en un mundo bello, inundado de flores y luz, pero lo que encuentra son unas naves donde el negro predomina,  borra los contornos  y eclipsa ese mundo mágico que es la moda.

    Este año a la MBFW, no ha asistido ningún político, solían hacerlo miembros de la Casa Real, ministras y doña Esperanza Aguirre, con ello uno de los sectores que más está sufriendo la crisis se ha quedado sin dicho apoyo. Debe de ser, porque tratan de evitar los lugares públicos por miedo a censuras y abucheos.

Después de ver a las modelos pasear por El Capricho decidí que el fin de semana le dedicaría una visita. Me quedé gratamente sorprendida y la curiosidad me pudo respecto de su artífice la condesa duquesa de Benavente, por ello he adquirido el libro, premio Azorín, “El Capricho” de Almudena de Arteaga. Quiero descubrir si la idea que me he formado sobre la personalidad de doña María Josefa coincide con la que nos ofrece la autora de la novela.

   He de explicar que la diferencia de este jardín con otros, son sus construcciones que son una mezcla de fantasía, excentricidad, banalidad…

  Comencé visitando  el Abejero, palacete dedicado a las colmenas, no se puede entrar, pero en el cartel que han puesto junto a dicha edificación, explica que en su interior decorado en mármoles y dorados se podía contemplar el quehacer de las abejas a través de las cristaleras.

   En un lugar más bajo se sitúa el laberinto, hasta ahora sólo los había visto en las películas; me hubiera gustado perderme entre sus setos, pero está cerrado, aunque no es difícil imaginar a los nobles jugando al pilla-pilla.

    Varios templetes llenan rotondas, el de Venus ocupa el lugar más elevado del parque. Más adelante, encontré el fortín dedicado a los juegos de guerra de los hijos de la duquesa, rodeado del foso y en su momento resguardado por cañones de bronce.

No podía faltar el casino de baile al que la de Benavente entraba triunfal en falúa, porque un canal discurre entre las encrucijadas del jardín.

Lo que más me gustó el lago  con la casa de las cañas.

Al final del recorrido la casa de labranza con su huerto semejante a las que María Antonieta hizo construir en Versalles.

  El lugar tiene más curiosidades, pero eso lo dejo para que lo descubran en su visita.

Anuncios

Acerca de María Pilar Tortosa del Carpio

Nací en el Mediterráneo por lo que añoro su luz y su olor. Abogada por vocación, con el ejemplo y el buen hacer de mi padre. Procuro cultivar: la familia, porque es lo único que no falla en los malos momentos, el sentido del humor sobre todo en esos malos momentos, los buenos amigos y compañeros, los viajes… Espero compartir ideas, vivencias, lugares…
Esta entrada fue publicada en Madrid, moda y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a El Capricho

  1. juan dijo:

    Qué maravilla!
    Gracias por guiarnos a este oasis de paz en plena urbe; un milagro entre tanta especulación.

  2. María Pilar Tortosa del Carpio dijo:

    Las fotos reflejan lo singular del lugar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s